Fechas importante de la IM

 

Cuaresma


La cuaresma es un tiempo fuerte para sacrificarnos y aumentar las limosnas para las misiones y los niños y adolescentes más necesitados.

 

Pascua y Pentecostés


Recordamos al Señor Resucitado quien llama y envía a los misioneros y les infunde su Espíritu para que realicen su misión con fidelidad y valentía

Jornada Nacional de la Infancia

Misionera


En 1950, el papa Pío XII instituyó para toda la Iglesia la Jornada Mundial de la Infancia Misionera. Teniendo en cuenta las realidades locales, cada país organiza esta jornada en la fecha más conveniente. En algunos países, los niños y adolescentes celebran su día el último domingo de mayo, mientras que en otros el último domingo de agosto. Oran por los niños y adolescentes del mundo entero, entregan la limosna que han estado recaudando durante el año para las misiones, realizan programas para hacer conocer la Obra y los ideales misioneros. Es un día para actividades diferentes y es también muy especia para hacer y renovar la promesa o la consagración misionera.

 

Setiembre: mes de la Estampilla


Durante este mes, los niños y adolescentes organizan campañas para recolectar estampillas usadas, para mandar a fin de mes a la sede de OMP, quien las va a vender y dar el dinero recaudado para ayudar a los niños y adolescentes necesitados.

 

Octubre: Mes de las Misiones


Octubre es un mes dedicado especialmente a la misión universal, por lo tanto se prepara a los niños y adolescentes para que lo vivan intensamente, colaboren en las diferentes actividades programadas por la parroquia y celebre con mucho fervor el día mundial de las Misiones (DOMUND)

 

1 de Octubre: Santa Teresita del Niño Jesús


En este día recordamos y celebramos el celo misionero de nuestra Patrona

3 de Diciembre: San Francisco Javier


En este día celebramos la fiesta de nuestro Patrono

 

 

Navidad


En este tiempo de festejo es bueno que los niños y adolescentes profundicen en el misterio de Dios encarnado, en el verdadero sentido de la Navidad. Que sea un momento de pensar en proyectarse hacia los niños y adolescentes solos, pobres y enfermos, llevándoles el amor de Jesús y la alegría de su nacimiento.