Muchos corazones y una sola misión

Mc 16,15-20

 

       Con la fiesta de la Ascensión de Jesús, llega nuestro turno, el turno de todos sus amigos para ir anunciando por todo el mundo su Palabra, atravesada de tanto Amor. Dios tiene Corazón.

 

       Un Corazón enorme que quiere ser conocido y amado. Por eso en esta Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales pedimos por todos los que se dedican al anuncio del Evangelio y por todos los comunicadores, periodistas, delegados de medios, catequistas, grupos Juveniles, Infancia Misionera, Movimientos parroquiales y  anunciadores de la Palabra, misioneros, Sacerdotes y religios@s.

 

        Por toda la gente que hace de su vida un testimonio sencillo y eficaz de cuánto nos quiere el Señor. Es tiempo de anunciar impulsados por Jesús Resucitado y por su Espíritu. El mundo está necesitado de esta noticia de vida y de transformación